Dermatología clínica

Cómo cuidar correctamente tus manos y uñas

Las manos y las uñas, fundamentales para nuestra activiad diaria, son las “herramientas de las herramientas” sin las cuales se pondría cuesta arriba el desarrollo de nuestras actividades diarias. Ellas son las artífices de la ejecución de las órdenes que nos llegan desde el cerebro.

Con las manos se pueden expresar sentimientos y su aspecto, su piel y sus movimientos juegan un papel primordial en nuestra relación con los demás, como dice Margot Hellmüs su “lenguaje mudo es perfectamente comprensible”.

La importancia que le damos a sus cuidados es escasa. Las protegemos poco de los agentes externos como la humedad, el frío y los productos o sustancias químicas….La palma es más gruesa y resistente mientras que el dorso es más fino y frágil y sufre más con el paso del tiempo.

Otra parte a tener en cuenta de nuestras manos son las uñas que con el tiempo tienden a hacerse frágiles, engrosadas, quebradizas y con cambios de coloración. Ellas nos pueden decir si nos faltan vitaminas o tenemos alteraciones digestivas y/o circulatorias.

Para el cuidado de las mismas comenzaremos por tener una higiene cuidadosa, utilizando jabón apropiado, un buen aclarado y un perfecto secado.  Tras la higiene, una buena crema hidratante es fundamental, el mercado dispone de algunas, que por sus componentes actúan como un “guante invisible”.

Un paso más allá sería la aplicación de mascarillas, incluso las caseras de trigo, leche y miel  o de patata y leche, etc.

En muchos casos se utilizan “guates de goma” para la protección de las manos. Son útiles para espacios cortos de tiempo y para el manejo de sustancias agresivas, eso sí, matizaría el uso que se hace de guantes de algodón debajo de los guantes de goma ya que éstos pueden ser acumuladores de humedad y harían justo el efecto contrario al que esperamos resecando más la piel con el paso del tiempo.

En cuanto a la uñas, hay varios datos que nos aportan información sobre ellas. En las manos crecen 0’1mm al día, 3 mm al mes y en los pies es aproximadamente la mitad. Crecen menos en invierno que en verano, son flexibles y eso las puede hacer más frágiles y son más gruesas en el hombre que en la mujer.

Para mantenerlas aconsejamos mejor el limado que el cortado. Mejor limas de lija para las uñas frágiles y quebradizas y de esmeril para las fuertes. Cuando realices la manicura no quites la cutícula, pues es pantalla protectora frente a la penetración de gérmenes y suciedad.

No olvidemos que las manos es lo primero que articulamos para relacionarnos con los demás, por lo tanto hay que procurar mantenerlas perfectas.

Clínica Dermatológica Sánchez del Río

La Clínica Dermatológica Sánchez del Río cuenta con más de 30 años de experiencia en el cuidado de la piel, ofreciendo a nuestros pacientes soluciones médicas y estéticas.

Comentar

Haz click aquí para comentar