Dermatología clínica

Acné una auténtica enfermedad

La búsqueda de la belleza es una tendencia natural en el ser humano y desde la más remota antigüedad el hombre ha intentado modificar su aspecto para obtener una imagen más estética. La sociedad actual impone un canon de belleza en el que la piel del rostro debe ser perfecta; lisa, sin imperfecciones, suave, homogénea, sin manchas ni arrugas y con un tono ligeramente bronceado. De ahí que enfermedades dermatológicas que afectan la cara, como el acné, generen gran impacto psicológico en nuestros pacientes contribuyendo a una baja autoestima y a estados de ansiedad y depresión.
Con nuestros conocimientos actuales y los tratamientos que disponemos es inconcebible que no se traten y mejoren los acnés. No son comprensibles posturas pasivas como “ya se curará cuando se case o cuando cumpla los treinta años” y mucho menos acudir a “centros de estética” para realizar “limpiezas”, tratamientos con láser u otros procedimientos que no hacen más que mantener la idea que el acné es un pequeño problema de la piel que puede resolver cualquiera y que nada tiene que ver con el resto de nuestro organismo. Nada más lejos de la realidad; el acné es un trastorno estrechamente relacionado con nuestro sistema endocrino, y el dermatólogo es el especialista mejor capacitado para tratarlo de forma precoz y prevenir sus secuelas, en forma de indeseables marcas y cicatrices, que el paciente arrastrará el resto de su vida en caso de no acudir a la consulta del dermatólogo.
En este artículo se pretende explicar de forma clara y concisa, qué es, cómo se trata y desmentir falsas creencias sobre el acné

¿Qué es?

Es una enfermedad inflamatoria crónica del folículo pilosebáceo de causa desconocida. En su etiopatogenia influyen cuatro factores principales que serán la diana de los diferentes tratamientos: obstrucción del canal pilosebáceo, aumento de la secreción de las glándulas sebáceas dependiente de los andrógenos, alteraciones en la microflora bacteriana con presencia de microorganismos como el P. Acnes y liberación de mediadores de la inflamación que dan lugar a las pápulas y pústulas del acné

¿Quién puede padecerlo?

Se presenta típicamente en la adolescencia, afectando a un 80% de este grupo poblacional. Es más grave en varones que en mujeres.
Sin embargo existen algunas formas especiales de acné que pueden afectar a recién nacidos (acné neonatorum) o a personas adultas expuestas a determinados productos industriales (acné ocupacional), o a personas que ingieren determinados medicamentos como los corticoides orales (acné inducido por fármacos), siendo estas formas clínicas menos frecuentes que el acné juvenil clásico.

¿Cuáles son sus síntomas?

El acné se manifiesta clínicamente con varios tipos de lesiones, pudiendo presentarse varias de ellas en un mismo paciente. Estas lesiones pueden ser inflamatorias y no inflamatorias. Dentro de las no inflamatorias se incluyen los comedones cerrados y abiertos “puntos negros” y entre las inflamatorias están las pápulas rojizas, pústulas , nódulos y quistes. Éstas dos últimas son las más importantes, pues en su evolución pueden dejar cicatrices residuales, que son la secuela más importante del acné y puede justificar una terapia inicial más agresiva por parte del dermatólogo.
Algunos pacientes pueden presentar cuadros más graves que asocian fiebre y mal estado general (acné fulminans) y que requieren tratamiento sistémico precoz.
Según el tipo de lesiones y su gravedad, el acné se puede clasificar en varios grados:
Leve (comedoniano)
Moderado (papulo-pustuloso)
Grave ( nodulo-quístico)
Muy grave ( conglobata y fulminans).
Las lesiones del acné se localizan principalmente en cara (frente, mejillas y mentón), espalda, hombros y región preesternal, que son las zonas seborreicas del cuerpo.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se realiza clínicamente por la presencia de una o varias lesiones elementales.
En algunas pacientes en las que el acné se asocia a otras alteraciones como trastornos menstruales, caída de cabello, seborrea o aumento de vello, es necesario realizar una analítica hormonal complementaria que permitirá descartar la presencia de alteraciones hormonales y orientar mejor el tratamiento.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del acné se basa en dos modalidades: la tópica y la sistémica. La elección de una modalidad u otra dependerá de la gravedad del acné. Las pautas de tratamiento son las siguientes:
Acné leve
Tratamiento tópico: exfoliantes (ácido salicílico, ácido glicólico), peróxidos de benzoilo, ácido azelaico y retinoides (tretinoina, isotretinoina y adapaleno).
Acné moderado
Tratamiento tópico: peróxido de benzoilo, retinoides y antibióticos (clindamicina o eritromicina).
Acné grave
Tratamiento sistémico: antibióticos sistémicos (tetraciclinas), durante 3 a 6 meses. Los retinoides sistémicos (isotretinoina) administrados a dosis de 0.5 a 1 mg/Kg/día durante 5 meses permiten una curación completa en casi la totalidad de los pacientes. En algunos pacientes es necesario administrar más de un ciclo de tratamiento.
Las pacientes que presenten alteraciones hormonales demostradas (niveles de andrógenos elevados), pueden beneficiarse de tratamientos antiandrogénicos o anticonceptivos orales

Acné muy grave
Tratamiento sistémico: Isotretinoina asociada a corticoides sistémicos o intralesionales.
Tratamiento quirúrgico: en algunos pacientes es necesario realizar drenaje de los quistes o eliminación mecánica de los comedones como tratamientos complementarios.
Secuelas: en pacientes con cicatrices secundarias de acné es posible realizar tratamientos correctivos de las mismas siempre que no existan lesiones activas. Entre otros disponemos de los peelings químicos con ácido glicólico y salicílico u otros métodos algo más agresivos como la dermoabrasión o el láser fraccionado de Erbio Yag, que nos permiten mejorar el aspecto de los pacientes con una rápida recuperación y mínima “baja social”

Es importante que los pacientes eviten la manipulación de las lesiones y sean constantes en la realización del tratamiento.

¿Cuál es el pronóstico?

El acné es en general una patología que afecta a adolescentes y adultos jóvenes y tiende a resolverse con los años. En varones jóvenes tiende a resolverse entre los 20-25 años, mientras que en mujeres puede persistir hasta los 30-40 años.
El factor pronóstico más desfavorable es la presencia de cicatrices profundas residuales, que pueden permanecer definitivamente.
El acné siempre ha sido un motivo de preocupación, generalmente estética. Como suele suceder en estos casos, han surgido una serie de mitos en torno al acné, sus posibles causas y tratamientos, en algunos casos muy absurdas. Vamos a repasar y desmentir los 10 mitos más extendidos sobre el acné:

1) El acné sólo es un factor estético.
Cuando un adolescente sufre un acné muy severo, la imagen de uno mismo se ve muy afectada, la autoestima baja y puede llegar a conducir a un estado de depresión grave. Esto puede afectar negativamente en las relaciones sociales y provocar aislamiento social.
2) El acné se produce por falta de higiene.
Por supuesto, la higiene de la piel es muy importante. Un lavado de cara con agua y jabón una o dos veces al día favorecerá a mantener nuestra piel sana. Sin embargo, la grasa que provoca el acné se produce por debajo de la superficie de la piel, y ahí es imposible limpiar, luego el acné no se produce por falta de higiene.
3) El acné lo provocan ciertas comidas
El chocolate ha sido el gran protagonista de este mito durante años. Ningún estudio ha encontrado una prueba científica de que el chocolate provoque acné.
4) El acné se pasa solo
Hay muchos tipos de tratamientos, desde poco agresivos hasta potentes fármacos. Evidentemente, será el dermatólogo el que nos indique qué debemos hacer, pero es absurdo afirmar que en todos los casos se pasa solo y no hay que actuar.
5) Cuantos más fármacos, mejor.
Este mito es el contrario, por así decirlo, del anterior. Igual que hay gente que piensa que no tiene importancia y se pasa solo, hay gente que opina que el único tratamiento para el acné consiste en tomar muchas medicinas. Este argumento puede ser peligroso, porque de la misma manera hay gente que piensa que si su acné empeora, es porque tiene que tomar más medicinas aún.
6) Tomar mucho el sol es bueno para el acné.
La exposición al sol reseca la piel y puede hacer parecer que el acné mejora. Esto puede suceder a muy corto plazo, pero a la larga no soluciona nada y nos expone a otros posibles problemas en la piel, como el cáncer de piel.
7) El maquillaje provoca acné
Algunos productos cosméticos no son muy buenos para la piel, ya que taponan los poros, cosa nada recomendable. Sin embargo, tenemos que leer bien las etiquetas ya que algunos productos cosméticos oil free pueden ser beneficiosos en el tratamiento del acné
8) El acné es cosa de adolescentes
Es cierto que la mayoría de adolescentes sufren acné juvenil en mayor o menor medida, pero también algunos adultos. Aunque la mayoría de la gente deja de sufrir acné sobre los 20 años, hay gente que lo tiene por primera vez a otra edades posteriores. Incluso hay gente que no se libra del acné en toda su vida.
9) El acne está relacionado con el sexo
Hay dos versiones del mito, unos dicen que la falta de relaciones sexuales provoca acné, otros que la causa del acné es tener demasiadas relaciones sexuales. Hay una relación entre la actividad sexual y la generación de ciertas hormonas, pero no se ha encontrado relación entre la actividad sexual y la producción de sebo, que es lo que causa realmente el acné.
10) Para eliminar el acné lo mejor es explotar los granos.
Un error muy común ya que explotar los granos nos afecta negativamente de dos maneras: expande las bacterias que lo producen y nos puede dejar pequeñas cicatrices que pueden quedarnos de manera permanente.

Los dermatólogos somos los especialistas que mejor conocemos esta patología, por lo que recomendaremos el tratamiento más adecuado en cada caso, peelings, microabrasiones, láser fraccionado.

Clínica Dermatológica Sánchez del Río

La Clínica Dermatológica Sánchez del Río cuenta con más de 30 años de experiencia en el cuidado de la piel, ofreciendo a nuestros pacientes soluciones médicas y estéticas.

1 Comentario

Haz click aquí para comentar